Terapia Bioenergética

¿Qué es la Terapia Bioenergética y cómo nos puede ayudar?

La bioenergética es una forma de psicoterapia psicodinámica que combina el trabajo con el cuerpo y la mente para ayudar a las personas a resolver sus problemas emocionales y darse cuenta de su potencial de placer y alegría de vivir.

Los psicoterapeutas bioenergéticos creen que existe una correlación entre la mente y el cuerpo. Aquello que afecta al propio cuerpo repercute en la mentalidad y esto afecta a la misma.

Las defensas psicológicas que uno usa para manejar el dolor y el estrés de la vida también están ancladas en el cuerpo. Aparecen en el cuerpo como patrones musculares únicos que inhiben la autoexpresión.

Estos patrones pueden ser identificados y comprendidos por psicoterapeutas bioenergéticos que saben cómo observar la estructura, el movimiento y los patrones de respiración en el cuerpo de una persona.

Los psicoterapeutas bioenergéticos, al igual que otros psicoterapeutas, prestan especial atención a los patrones musculares del cuerpo de una persona. Están interesados ​​en estos patrones y su relación con el movimiento, la respiración, la postura y la expresión emocional.

Cada expresión física del cuerpo tiene un significado.

El psicoterapeuta bioenergético analiza los hábitos del músculo e induce al paciente a expresarse físicamente o a practicar algún ejercicio que le facilite la percepción de estos patrones de limitación en el propio cuerpo en el momento presente.

El terapeuta explora con el cliente cómo se sentiría comenzar a liberar estos patrones y recuperar algunos de los sentimientos que ha reprimido durante la infancia y que continúan reprimiendo en su vida adulta.

El psicoterapeuta en bioenergética también ayuda a los clientes a entender cómo y por qué se desarrollaron los patrones de constricción y cómo estas mismas defensas que obstaculizan su vida hoy les permitieron sobrevivir en un entorno temprano que no apoyaba su ser.

A medida que emergen estas emociones reprimidas, los clientes comienzan a darse cuenta de que estos patrones inhiben su capacidad de espontaneidad y creatividad en la autoexpresión.

Empiezan a comprender que a medida que estas defensas se vuelven crónicas, también lo hacen los patrones musculares de su cuerpo. A lo largo de la psicoterapia bioenergética, los viejos patrones ineficaces que bloquean la conexión, el placer, la espontaneidad y la alegría se disuelven lentamente.

A lo largo de la relajación física y mental en el cuerpo, el paciente puede experimentar una conexión segura, sana y de soporte con uno mismo y con los demás.

Terapia bioenergética

¿Qué hay detrás de este extraño nombre?

No hay más que un tipo de terapia también humanista.

El enfoque es parecido al de la terapia Gestalt, pues la posición del terapeuta también es de ayuda y testigo de lo que acontece durante el proceso de la persona.

La terapia bioenergética la creó Alexander Lowen, aunque ya había sido descrita y explorada anteriormente por su maestro, Wilhelm Reich, a quien muchos consideramos el padre de las terapias psicocorporales.

¿Qué busca la bioenergética?

La integración del cuerpo y la mente del paciente. Actualmente vivimos en una sociedad muy mental en la que estamos la mayoría del tiempo pensando (en el futuro, en el presente…) pero rara vez nos paramos a sentirnos: ¿Qué sensación tengo? ¿Qué emoción tengo?

El tratamiento bioenergético nos invita a hacerlo a través de una serie de ejercicios corporales entre los que se encuentran desbloqueos o ejercicios que promueven la energetización del cliente.

También ayuda a fomentar la respiración o el libre fluir de la energía de nuestro cuerpo.

¿De dónde proviene este tipo de terapia?

Esta terapia tiene su origen en el psicoanálisis freudiano, pues considera muy importante lo acaecido en la infancia de la persona como origen del carácter de la persona, y por tanto busca, desde la integración de lo que ocurrió en nuestra infancia, qué es lo que está interrumpiendo el libre fluir de la energía de las personas desde el punto de vista del carácter.

Para ello promueve una serie de ejercicios bioenergéticos dirigidos al desbloqueo de esos segmentos de nuestro cuerpo que puedan estar estancados o bloqueados.

¿Para quién está indicado este tipo de terapia?

Mayoritariamente a personas que quieran descubrir más profundamente su cuerpo, pudiendo hacer un proceso más desde lo corporal, atendiendo más a las sensaciones o emociones profundas que puedan ocurrir en cada sesión.

Más tarde pueden ser integradas desde el entendimiento y comprensión a través de la comunicación con el terapeuta.

Asimismo, este tipo de terapia la introduzco en pacientes con problemas de ansiedad y con síntomas corporales como ahogo, angustia y depresión, pues este enfoque integrado junto con la terapia Gestalt.

Es muy efectivo al estar trabajando desde dos enfoques, mental y corporal, pudiendo de tal modo contemplar a la persona desde su unidad holística que es (cuerpo y mente).

¿Cómo podemos trabajar los síntomas con una terapia?

Desde este enfoque integrado y atendiendo a la sintomatología que presente el paciente, podemos trabajar juntos cualquier síntoma que la persona esté desarrollando desde el cuidado y el espacio natural que este síntoma nos está diciendo.

Creo firmemente que el síntoma es la voz del cuerpo cuando está enfermo, que algo nos está diciendo y que necesita ser atendido.

Desde la bioenergética podemos trabajar con ello y darle espacio para ver qué está ocurriendo y qué nos quiere expresar este mensaje que muestra el cuerpo.

Terapia bioenergética | Bigestalt